lunes, 12 de septiembre de 2011

"Una llama toco mi alma"

Sentía un amargor extraño, mis pies me llevaron a la sala donde Daniel estaba finalizando una autopsia, no era la primera vez que repasaba anatomía esperándole en ese lugar donde el silencio habla y las paredes callan.
Una sensación interna recorrió mi cuerpo, indicándome que las entrañas rugen, en mi corazón una punzada, entonces una llama toco mi alma, emití un grito: ¿nos vamos ya...?
De pronto sonó el teléfono, "ring, ring", eran los latidos de esperanza, recordándonos que la hora existe, que la vida es corta y para vivirla no vale cualquier disfraz.

Miren E. Palacios
Bilbao, 1 de Septiembre del 2011
Imagen de google, autor desconocido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario