miércoles, 9 de enero de 2013

“Tus yemas saben a huevo frito”

Por lo que más quieras lávate bien esas manos antes de acostarte, siempre haces lo mismo.
Te levantas de la mesa y directamente vas al mando de la tele donde dejas tus huellas. Lo mismo tocas eso, que las estampas cerca del espejo de la sala, ese que queda cercano a tu habitación. En él  te encanta realizar con las yemas de tus dedos dibujos como si llevaras unas acuarelas.
No es la primera vez que me encuentro regalos, equivalentes a un cuadro casi en los inicios de ser pintado.
Miren E. Palacios
Bilbao a, 9 de Junio de 2012



No hay comentarios:

Publicar un comentario