viernes, 28 de noviembre de 2014

El juego del desierto.

-Ordenaron colocarle una venda en los ojos- Jorge fue el primero,  siempre en el juego había uno que daba las instrucciones, siendo el resto los seguidores.
No siempre era fácil encontrar el tesoro, en la arena de aquél desierto había cantidad de montículos, y la distancia entre palmera y palmera era grande. La noche se utilizaba para distraer al enemigo, y hacerse con el motín a la luz de la luna.


Miren E. Palacios 
Bilbao,  26 de mayo  de 2013



No hay comentarios:

Publicar un comentario