martes, 31 de enero de 2012

“El fin de la obra”

Por fin quietas. Aquellas manos habían dejado de moverse, su temblor no le permitía dejar hacer cuanto para esa bella y madura mujer había supuesto su vida.
La pintura era su mundo y con los pinceles viajaba hasta el infinito puesto que se trasladaba a través de los cuadros a lugares insospechados; los trazos eran las rutas y los colores los vehículos que la trasportaban allí donde su imaginación la llevara. Ese día termino su obra y también su periplo.


Miren E. Palacios
Bilbao, 22 de Noviembre del 2011

2 comentarios:

  1. Precioso fragmento, con mucho sentimiento.
    Un beso ;)

    ResponderEliminar
  2. Gracias Talisman, me alegro que sea de tu agrado.
    Un beso.

    ResponderEliminar